VER CARRO
Tres puntos
Gai, José
 
Notas de prensa:
El método del hastió
Justicia para pocos
La hora de los festejos: opinan los críticos
Los más vendidos en enero 2008
José Gai: escribir para hacer ver
Un cóctel de libros para el padre
El boom de la novela gráfica chilena
Las mejores obras literarias de 2010
Oficial chileno vuelve de la guerra amnésico y con sed de venganza
Un western después de la guerra
El canon narrativo de Camilo Marks
Oficial chileno vuelve de la guerra amnésico y con sed de venganza
Capitán Garra en la Guerra del Pacífico
Capitán Garra en la Guerra del Pacífico
En Revista Libros Mercurio sobre Manos al fuego
Las manos al fuego (segunda edición)
Segunda edición: diciembre 2007 Hay que decirlo sin reservas: Las manos al fuego, de José Gai, es la mejor novela negra que se ha escrito en Chile durante mucho tiempo. Compleja, bizantina, bien construida, ambigua, de real calidad literaria - y, en consecuencia, de un estilo que refleja el tono anárquico, poético, a veces subversivo y paranoico de esta clase de ficciones,...

, la narración es digna heredera de los clásicos norteamericanos que evoca: Highsmith, Chandler, Hammett, Woolrich. Así, en tanto el llamado neopolicial hispanoamericano o, en particular, el chileno, se caracteriza porque sus cultores chapotean en el lugar común, el facilismo, la ramplonería, Gai evita toda concesión, huye del cliché, sorprende constantemente, elabora una trama sutil, colmada de equívocos, exasperante, donde cualquier definición del bien o del mal, cualquiera posibilidad de exponer a los personajes en términos claros - malvados, despiadados, generosos, altruistas- se halla excluida desde la primera hasta la última página del relato.

 
 
No es una hazaña menor, sobre todo si consideramos el intrincado argumento, su trasfondo político y el tema de Las manos..., hasta ahora tratado de manera simplista, maniquea. Adrián, el narrador, es un egresado de leyes que trabaja en la oficina de los abogados Ferrer y Gálmez, quienes tramitan casos de derechos humanos como plataforma para escalar posiciones. Dantón Labra, empresario que canaliza dineros del exterior, es secuestrado por la CNI; Ester Alday, la gestora financiera, debe pasar a la clandestinidad, refugiándose en propiedades de la Iglesia. Todo indica que Labra ha sido trasladado a La Serena, de la cual Adrián es oriundo y adonde debe viajar para la investigación y arriesgar su pellejo. Estamos a comienzos de 1983, ante la peor crisis económica de la dictadura y recién se vislumbran señales de oposición al gobierno militar. Adrián tiene motivos de sobra para detestar su ciudad de origen y ahí nada es plácido, pues se libra una soterrada guerra entre los servicios de seguridad, la policía, los tribunales civiles, las fiscalías militares. De modo inevitable, el protagonista se reencuentra con antiguos amigos: un subprefecto de Investigaciones, compañeros de colegio y la mujer más importante de su vida. Montserrat Pons compartió con él la agonía de la Unidad Popular, la militancia en el MIR y una relación tan intensa que aún obsesiona al procurador. Exiliada en Barcelona, se le permite regresar para asistir a su padre moribundo, un acaudalado comerciante. El reparto de caracteres en Las manos... es mucho más amplio: Leonor Alday, hermana de Ester, la secretaria Ana María, Pau Pons, patriarca catalán y derechista inteligentísimo, los agentes Telmer y Rufat, periodistas, actuarios, curas, militantes, delincuentes comunes con propensiones más honorables que numerosos disidentes.

Fiel a sus maestros, Gai deja a muy pocos bien parados, en particular a las damas. En Las manos... hay tantos giros que incesantemente uno se pregunta quién es quién, con qué cara va a salir en el siguiente capítulo, cuál es su verdadera personalidad. Aparte de los guiños al cine, a cierta música, el autor cita a Balzac, Joyce, Mann, sin pedantería, con total naturalidad.

Los defectos de Las manos... son menores, aunque malogran, en parte, un libro que pudo haber sido excelente. De partida, Adrián es irresistible para todas las faldas que se le cruzan. La jerga de los miristas - porotear, compadre, puntos- es, hoy día, conocida sólo por veteranos, muchos en altos puestos gubernamentales. Y la reconstrucción de la caída de Allende y el período que siguió al golpe de Estado sigue siendo una tarea pendiente. Curiosamente, mientras la acción se concentra en la madeja indagatoria, culminando en un final admirable, el texto es vibrante; en cambio, los pasajes que describen el trágico año 1973 son mortecinos, débiles, flojos. Como sea, Las manos... es una obra notable que, parafraseando al héroe, casi nos deja en paz con el difícil género policial.
Fecha de publicación: 1/11/2006
Colección: Narrativas
Dimensión:
Alto: 23 cm
Ancho: 15 cm
Peso: 485
Nº Páginas: 332
ISBN: 9568245313
Valor: $10.710
Agregar
al carro