VER CARRO
Tres puntos
Marchant Lazcano, Jorge
Sangre como la mía
Escribí la mitad de mi vida esquivando el gran tema de fondo, la homosexualidad. Un poco como les sucedió a muchos escritores del siglo XX que crecieron con un rótulo secreto. Al vivir en medio de una sociedad represiva, creaban obras sobre el doble juego de la culpa y la justificación. Oscurecían –o desviaban– el significado de sus textos. Le pasó a Proust y a E. M. Forster, a García Lorca y a...

nuestro Augusto D’Halmar.

 

Hacia mediados de la década pasada, supe que podía vencer la inseguridad y el miedo para ir de lleno al tema de fondo y decir algunas verdades en torno a las libertades adquiridas a medias, y la necesidad de afirmar una identidad. Teníamos que ser visibles a cualquier precio. Estudiando, reconstruyendo el dramático pasado en la historia de la homosexualidad en Chile, la novela Sangre como la mía compartió algo que Susan Sontag expresó tan bien: “Mi deseo de escribir está relacionado con mi homosexualidad. Necesito la identidad como un arma, para enfrentar el arma con que la sociedad me amenaza.”

 

La amenaza prosigue frente nuestro: en las leyes, en las religiones, en las familias, en la persistente segregación. Esta nueva edición definitiva de Sangre como la mía —así como su reciente adaptación al teatro—, se suma en mi cuerpo literario a El amante sin rostro, obras en torno al develamiento de ciertas diversidades sociales y sexuales, muy necesarias de exponer en la literatura latinoamericana, desde un amplio y variado espectro. Cuando es posible que en un futuro medianamente próximo podamos gozar de una independencia poco vista en la historia moderna, creo necesario que las nuevas generaciones no olviden sobre qué territorio se cimentó esta historia, muchas veces cruzada por persecuciones, deportación y asesinato. Creo, asimismo, como lo muestran Daniel y Jaime, estos exultantes personajes heridos, que nuestras casas estarán inmunes, plenas de vida, mientras estemos vivos, hasta el final del viaje.

Jorge Marchant Lazcano

Octubre 2011

 

Un floreciente empresario cinematográfico en el Chile de inicios de los años cincuenta. Su ambicioso sobrino, mediocre y oportunista. Un muchacho soñador que ansía llegar a convertirse en reportero de la revista Ecran. ¿Qué tienen en común? ¿Quiénes son los dos muchachos que alternan la narración en el Nueva York de comienzos del siglo XX?

 

En esta apasionante novela ganadora del Premio Altazor 2007, y leída en España y Francia, Jorge Marchant Lazcano revisa con valentía los conflictos, heridas y divergencias sociales y culturales de las familias chilenas, siguiendo a tres generaciones definidas por la homosexualidad.

 

Sangre como la mía es la historia de una continuidad trágica, la de los sentimientos, la de las atracciones y la familia, de aquellos lazos inexplicables acerca de las trayectorias que toman las vidas de los seres humanos, y que, a menudo, los sobrepasa… Jorge Marchant Lazcano ha escrito una novela abundante sobre el cine, sobre el amor de las películas, sobre la manera cómo nuestras vidas entran en relación con las imágenes animadas que pueblan nuestras fantasías de manera poderosa”.

Hugo Padrelle, La Quinzaine Litteraire

 

 

Una notable recreación de tres generaciones marcadas por la homosexualidad en un texto valiente, ameno, desgarrador, con un personaje central en las sombras, visto desde muchos puntos de vista, en un estilo aplomado, sólido, virtuoso”.

Camilo Marks, El Mercurio

 

 

 

A diferencia de otros escritores que han usado el paradigma del cine de Hollywood –Manuel Puig, Alberto Fuguet-, Marchant Lazcano lo utiliza no sólo para ahondar en la subjetividad de sus solitarios personajes, sino para encontrar las fallas en una sociedad incapaz de trascender sus propios horizontes mezquinos y ruines”.

David William Foster, Arizona State University

 

 

 

Tres narradores para una extraña novela como una fuga. Sangre como la mía explora, a través de un amor por el cine que trasciende la realidad, las vidas truncadas de homosexuales. Un gran puzzle generacional con el que Marchant Lazcano logra emocionar tejiendo sus relaciones familiares caóticas: abandonos, ambigüedad, pesados silencios, exilio”.

Jacques Sterchi, La Liberté

 

 

Marchant Lazcano se vuelve heredero de Donoso y Wacquez al desnudar el clóset del latifundio, construyendo una de las mejores novelas de la primera década del siglo XXI”.

Fernando Blanco, Wittenberg University

 

A diferencia de cierta dramaturgia o narrativa chilena contemporánea, que ha tomado a la homosexualidad de manera presuntamente seria y que en el fondo sólo esconde una sórdida morbosidad, esta novela la asume desde el dolor”.

 

Juan Andrés Piña, revista Caras

Fecha de publicación: 1/6/2012
Colección: Narrativas
Dimensión:
Alto: 23 cm
Ancho: 15 cm
Nº Páginas: 276
ISBN: 9789569043055
Valor: $12.495
Agregar
al carro